Argentina pone peritos por el doble crimen de Ecuador

0
249

El Ministerio de Interior puso a disposición a forenses para que participen de la investigación. Las dudas sobre la investigación, en las familias de Marina Menegazzo y María José Coni, crecen.

crimen

 

El Ministerio del Interior confirmó que ya puso a disposición de los familiares de las jóvenes mendocinas asesinadas en Montañita peritos oficiales para que viajen a Ecuador, a raíz de las dudas sobre si fueron víctimas de una red de trata.

Fue horas después de que el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, abriera la posibilidad de que forenses argentinos participen de los peritajes.

Ayer les dictaron la prisión preventiva a los dos acusados por los crímenes, en una audiencia en la que se sumaron más confusión y contradicciones.

El hombre que había confesado todo, Alberto Mina Ponce, cambió su versión de los hechos: desvinculó a su supuesto cómplice y se hizo responsable de las muertes.

El presidente Correa, en una conferencia de prensa, dijo que el pedido de las familias de que viajaran investigadores argentinos podría considerarse una “ofensiva para el país”, pero agregó que es comprensible.

Según se informó, los forenses ya están listos para viajar y sólo resta esperar la coordinación con Ecuador. En realidad, podrían viajar como peritos de parte, en representación de la querella. Pero al ser designados por el Gobierno, se prefiere que haya una autorización oficial para evitar roces entre ambos países.

Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22) llevaban casi dos meses de vacaciones cuando fueron asesinadas. Habían recorrido el norte argentino, luego Perú y desde fines de enero estaban en Montañita, una zona turística ubicada a 250 kilómetros de Guayaquil.

Las jóvenes se comunicaron por última vez con sus familiares el 22 de febrero.

El acusado Ponce relató en su primera declaración que él y otro hombre las asesinaron en su casa, luego de intentar abusar de ellas.

Las autopsias revelaron que las chicas fueron asesinadas “con saña”.

Ponce, que se desempeñaba como vigilador comunal en Montañita, negó que el otro acusado, Aurelio Rodríguez (empleado de mantenimiento de un hotel), haya participado de los crímenes, tal como había declarado primero. Esto sembró más dudas.

Los familiares creen que los detenidos son dos “perejiles” y que detrás de los hechos hay una red de trata.