Chaco: la Policía decía que el militante muerto se había autoinflingido las heridas

0
290

Ángel Verón murió luego de ser golpeado en una manifestación. La fuerza que responde a Jorge Capitanich culpó en una primera instancia al dirigente social. Ahora dice que tenía una herida previa. Estuvo internado con esposas

0013587530

Angel Verón murió el lunes 19 de octubre luego de estar internado casi un mes por los golpes que recibió por parte de la policía de Jorge Capitanich en una manifestación en la que exigían la entrega de materiales para la construcción de viviendas.

Un día después de la golpiza, la Policía de Chaco emitió un comunicado de prensa en el que decía que Verón se había «auto infringido» (sic) las heridas con la intención de culpar a los integrantes de la fuerza que reprimieron la protesta, realizada el 24 de septiembre en el kilómetro 997 de la ruta 11. Incluso, el parte sostenía que el fallecido portaba «un arma de fuego semi automática calibre 3.80, pavonado negro, con un almacén cargador con seis cartuchos y una vaina servida».
En las últimas horas, el jefe de la Policía, Gustavo Peña, volvió a defender el procedimiento y aseguró que Verón había sido trasladado al Hospital Perrando porque simplemente se le había abierto una herida qirúrgica de una operación previa. «A las 20:20 está registrado su traslado, donde fue intervenido nuevamente y quedó internado en terapia intensiva, donde lamentablemente no se pudo recuperar y sufrió un shock séptico que fue lo que le produjo su muerte», señaló.
Los compañeros de Verón tienen otra versión. Rolando Núñez, coordinador del centro Mandela, aseguró en diálogo con Luis Novaresio, por radio La Red, que las heridas que provocaron la muerte del dirigente social fueron causadas por un ataque imprevisto de las fuerzas policiales. «Nosotros estábamos esperando al mediador del Gobierno, como suele pasar en estos casos, y de repente llegó la Policía y nos empezó a reprimir», declaró.