El ascenso de Talleres se hace esperar, pero igual hubo fiesta en el Kempes

0
745

El estadio estaba repleto de hinchas albiazules. El equipo venció 1-0 a Unión Aconquija y, a una fecha del final del Tetradecagonal, mantiene los tres puntos de ventaja.

hinchas-talleres-1

Por Guillermo Puente

El estadio Mario Alberto Kempes fue una fiesta. Alrededor de 58 mil almas asistieron a la cancha para ver a Talleres, de cara al posible ascenso a la Primera B Nacional. Era el Día de la Madre, pero poco importó para todos los presentes. Muchas madres fueron a ver a la “T”. Otras dieron el permiso correspondiente para que los papás o los hijos estuvieran en un día que podía ser inolvidable. Nadie quería faltar y por eso se vieron las tribunas repletas. Todo fue azul y blanco. Todo era alegría. Más aún cuando Víctor Beraldi convirtió el gol frente a Unión Aconquija. El ascenso estaba más cerca. El estadio se movía. Juro que se movía. Estos hinchas saltaban de alegría, como cuando salió el equipo al campo de juego y se inundó de papelitos que volaron por el fuerte viento que había. El cemento del Kempes cobró vida y parecía que latía como los corazones albiazules. Es que ese sentimiento no sabe de categorías.

Pero a los pocos minutos por las radios se empezaron a escuchar los goles de Defensores de Belgrano, que al final goleó 5-1 a Sol de América. Entonces el ansiado ascenso debía esperar un fecha más.

El hincha de Talleres comprendió entonces que tenía que alentar aún más a su equipo. Que tenía que confirmar el triunfo en el Kempes y despedir de la mejor manera a su equipo. Es que esta versión 2015 pudo haber jugado el último partido de local en la temporada. Porque ahora visitará a Sol de América el martes 27. Si gana o empata, ascenderá a la Primera B Nacional (Así se define el Tetradecagonal). Si pierde la “T” y Defensores de Belgrano vence a San Martín de Tucumán, habrá partido desempate por el ascenso en una cancha neutral.

Talleres sólo volvería a jugar de local por los puntos este año si Defensores de Belgrano se queda con el ascenso del Tetradecagonal. Si eso ocurre, la “T” deberá jugar a partir de la Quinta Fase en búsqueda del segundo ascenso a la B Nacional.

El hincha de Talleres cumplió. Una vez más. Sólo con sus hinchas llenó el Mario Alberto Kempes y se quedó con las ganas de gritar el ansiado ascenso a la B Nacional. Ahora deberá esperar el resultado en Formosa, o donde se juegue, para celebrar seguramente frente al Patio Olmos haber subido de categoría.