Estiman que el precio de la carne bajaría para las Fiestas

0
288

El valor de la hacienda en pie se redujo siete por ciento desde la devaluación del jueves. Por cuestiones industriales y de logística, la merma tarda una semana en reflejarse en las carnicerías.

carne_35_0

Por Redacción LAVOZ

La Navidad podría llegar con un regalo generalizado para todos los consumidores argentinos: una baja en el precio de la carne vacuna, tras la fuerte suba que registró durante el último mes. El motivo: el precio de la hacienda en pie en el Mercado de Liniers ya se redujo siete por ciento en las principales categorías de consumo (novillos y novillitos) desde el último jueves y eso impactaría en los precios finales, pero recién para las Fiestas.

Gráfico Valor inestable

“En el mercado mayorista se traslada inmediatamente, pero en una carnicería demora una semana. El remate de Liniers de hoy, se faena mañana y se distribuye pasado. Y hay todo un proceso industrial y logístico al medio. La lógica es que para Navidad y Año Nuevo la carne baje”, explicó a La Voz del Interior el director Ejecutivo de la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne (Afic), Daniel Urcía.

De todos modos, que los valores se reduzcan dependerá también, según Urcía, de la actitud que tomen los compradores. “Si no baja es porque los consumidores convalidaron el aumento. Si no lo hacen, elegirán pollo o cerdo, que están cada vez más presentes en la mesa de los argentinos”, puntualizó.

“La carne vacuna siempre se comporta de esta manera: da un salto grande y después tiende a acomodarse”, agregó Urcía.

El dólar, clave

Aunque habrá que ver qué sucede finalmente con los precios en las pizarras de carnicerías y supermercados, lo que sí está prácticamente garantizado es que no habrá nuevas subas de los valores. Es que el mercado ya se había anticipado al aumento del tipo de cambio ocurrido a partir del último jueves y, por ello, ahora los precios se estarían estabilizando.

Para el economista de la Fundación Mediterránea, Juan Manuel Garzón, “en el mercado de hacienda bovina se observó una fuerte suba de precios en las semanas previas (a la devaluación) estimulada en gran medida por la expectativa de eliminación de derechos de exportación y de corrección cambiaria”. “El valor del novillo incorporó un tipo de cambio más alto que el que regía en esos días en el mercado oficial”, evaluó en un informe.

Los números del Mercado de Liniers (ver infografía) muestran que, desde el triunfo de Mauricio Macri en el balotaje del 22 de noviembre, el kilo vivo de novillos y de novillitos se disparó 17,3 por ciento y 23,3 por ciento, respectivamente, en menos de un mes, hasta el jueves posterior al anuncio de unificación del mercado cambiario. Luego, en los últimos tres días hábiles, ambas categorías bajaron 6,9 y 7,6 por ciento.

Menor oferta

Para Urcía, el análisis no puede prescindir también del contexto de baja oferta de hacienda, explicada por múltiples factores, como lo reflejó el último informe económico mensual de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra).

El principal es el proceso de retención de vientres y de animales en los campos para agregar más kilos a los animales, a la espera de que se reactiven las exportaciones. Otros son meramente estacionales: tradicionalmente, en diciembre se registra una menor oferta y faena de bovinos, que se contrapone a la mayor demanda por las Fiestas. También influyen las inundaciones del año pasado en Buenos Aires, que redujeron la oferta de terneros, según Ciccra.