Hurtó $10 mil en un bar de Laboulaye y luego escribió: Te los voy a devolver en cuotas

0
224

El dueño del bar denunció la sustracción del dinero. Luego, en su departamento apareció una carta en la que alguien le dejó una suma y le prometía devolver el dinero en cómodas cuotas.

pesos_1

Por Redacción LAVOZ

El propietario de un bar de la localidad de Laboulaye denunció que el sábado pasado le fueron sustraídos 10 mil pesos que tenía en el local y mencionó que apareció una nota en su inmueble en la que alguien le decía que no presentara una denuncia y que le iba a devolver el dinero.

En diálogo con La Voz, el jefe de la Departamental Roque Sáenz Peña, comisario Oscar Quevedo, manifestó que el sábado último Juan Ignacio Laucirica, dueño del comercio Rock & Soul, ubicado en calle Independencia 142 de barrio Centro, de esa ciudad, denunció la sustracción de 10 mil pesos.

Según señaló el comisario, Laucirica concurrió a abrir el comercio cuando observó que le faltaba 10 mil pesos y que no había rastros de que las aberturas -puertas y ventanas- hubieran sido forzadas. No faltaban otros elementos ni otra suma de dinero que también estaba dentro del local. Consultado sobre cómo habría ingresado la o las personas al bar, el jefe policial afirmó que con una «llave similar» o fue «gente que tenía acceso al lugar».

Una nota

Quevedo señaló que Laucirica encontró una nota en su inmueble en la que se le decía que se le iba a devolver «de a poco» el dinero sustraído y otra suma de efectivo, en un caso caratulado por la Policía como «hurto». El hombre señaló a radio Cadena 3 que la nota decía: “’Nacho’, por favor, no me denuncies, te voy a devolver toda la plata en cuotas».

“Es una situación fea y da para desconfiar de todo el mundo, pero hasta que no sepa lo que pasó no puedo culpar a nadie”, expresó. “Eso es lo que más me molesta, porque sé que es alguien del entorno, porque tenía la llave de todo, sabe a qué hora se cierra, a qué hora se vuelve a abrir”, añadió. En tanto, el comisario indicó que en el bar trabajan tres empleados que «supuestamente son de confianza de él».

La investigación está a cargo de una fiscalía de instrucción, y declaraban empleados y alguna otra persona que haya surgido en la causa, completó Quevedo. Hasta antes de las 13, no había detenidos en el caso.