La Iglesia reclamó una «actitud definida» frente al narco

0
206

06/05/2014 | 06:10 «Hay una orfandad social y afectiva en muchos jóvenes que los hace presa de una sociedad que en su afán de lucro no tiene límites», dijo José María Arancedo, de la Conferencia Episcopal Argentina.

ARCHI_203070

El titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) y arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, reclamó ayer una «actitud definida frente al delito del narcotráfico», al inaugurar la 107° Asamblea Plenaria de obispos, en la que se realizará un análisis de la realidad social del país.

En la misa de apertura del encuentro, que arrancó este lunes en la casa de ejercicios El Cenáculo-La Montonera de Pilar y culminará el próximo sábado, Arancedo anticipó los ejes del debate que tendrá lugar durante el transcurso de la semana.

«Hemos hablado con preocupación de la realidad de la droga con su rostro de violencia e inseguridad, como de negocio y de muerte. Es necesaria una actitud definida frente a lo que no dudamos en llamar el delito del narcotráfico», resaltó el prelado en su homilía.

Además, ante los obispos, enfatizó: «Sabemos, por otra parte, que este flagelo tiene raíces muy profundas. Hay una orfandad social y afectiva en muchos jóvenes que los hace presa fácil de una sociedad que en su afán de lucro no tiene límites».

«La trasmisión y asimilación de valores es esencial para crecer en un una sociedad de hombres libres. No hay auténtica libertad sin una referencia al bien y a la verdad. Por ello, sólo una cultura fundada en los valores como en la ejemplaridad de sus mayores, va a fortalecer y orientar a la persona en el ejercicio de su libertad», advirtió Arancedo.

En la primera jornada de discusión, el titular de la CEA marcó el rumbo de las deliberaciones, que comenzaron con un intercambio inicial sobre «la realidad social y pastoral del país».

Durante la semana, los prelados trabajarán sobre «Evangelización y misión», en cuyo contexto analizarán y reflexionarán sobre la exhortación apostólica «Evangelii Gaudium», del Papa Francisco, y sus propuestas programáticas.

También continuarán con el estudio del Proyecto de Pastoral Familiar con vistas al Sínodo extraordinario sobre la Familia que tendrá lugar en octubre próximo, en el Vaticano, y sobre la Pastoral educativa y la tarea de la Iglesia.

El plenario preparará el Congreso Eucarístico Nacional 2016 que se efectuará en Tucumán, en el marco del Bicentenario de la Independencia, además de escuchar informes de diversas comisiones episcopales donde se hablará de narcotráfico y violencia, entre otras cuestiones.

Según la agenda que dio a conocer la oficina de prensa de la CEA, los obispos comenzaron el encuentro con el tradicional intercambio pastoral sobre la realidad social y pastoral del país, en el que los prelados comparten sus iniciativas e inquietudes sobre los temas que les preocupan.

En el transcurso de la semana de deliberaciones, los prelados decidirán si dan a conocer o no un documento sobre temas de actualidad, tal como acostumbran hacer en los plenarios.