La rotación, el socio principal en los planteos de alta producción

0
207

En el establecimiento El Umbral, sede de la muestra, técnicos y productores repasaron el manejo intensivo.

0-tapa

Por Alejandro Rollán

En el establecimiento El Umbral, la soja y el maíz temprano ya están a punto para la cosecha. El estrés hídrico y las altas temperaturas de diciembre y enero, cuando transitaron su etapa crítica, no se les nota.

El riego complementario ayudó a ambos cultivos para llegar en buena forma al final del ciclo y a estar en óptimas condiciones para el 12 de marzo, cuando el predio ubicado en el kilómetro 214 de la autopista Buenos Aires-Rosario-Córdoba, reciba a la octava edición de Expoagro. Como una forma de ir preparando el ambiente, esta semana hubo una parada previa: la cuarta jornada de alta producción bajo riego complementario, convertida en un clásico en vísperas de la megaexposición.

Campo núcleo

Con una historia agrícola que incluye más de 10 años de siembra directa, El Umbral trabaja bajo un modelo agrícola que incluye de manera protagónica a las gramíneas de invierno. En su suelo, argiudol vertico de la serie Ramallo, en el que el horizonte B (una de las capas más próxima a la superficie) es sumamente arcilloso y aparece como una limitante para el modelo agrícola, la incorporación del trigo es clave. La estructura radicular del cereal ayuda a abrir el perfil y permite la infiltración del agua, que en esta campaña fue abundante en la zona.

“En esquemas agrícolas de altos rendimientos, la siembra directa es importante, pero no suficiente. Se necesita en forma indispensable de la rotación. Dentro de esa requisitoria, el trigo tiene una gran capacidad para explorar el suelo con sus raíces. Su sistema radicular genera poros que son utilizados por los otros cultivos. Por eso, la importancia de recuperar las gramíneas de invierno dentro del esquema de producción”, sostuvo Guillermo Gerster, del Inta Roldán (Santa Fe), durante su exposición, referida al manejo del suelo en sistemas de alta producción.

El técnico destacó la potencialidad agrícola de estos suelos de la zona núcleo del noroeste de la provincia de Buenos Aires. “Tienen una productividad del 80 por ciento, limitados por el perfil arcilloso, que hace lenta la filtración del agua”, agregó Gerster.

Los 500 milímetros de lluvias aportados entre enero y febrero en la zona han sido bien recibidos por los cultivos más tardíos. “El régimen anual oscila entre mil y 1.100 milímetros de agua, por lo que ya estamos con la mitad del aporte en los primeros dos meses del año”, comentó Lucas Gómez, encargado del establecimiento.

Más allá de la presencia de arcilla, el suelo en El Umbral tiene una alta capacidad de reserva de agua útil hasta los dos metros de profundidad. Se ha llegado a medir hasta un volumen de 300 milímetros.

“Esto es fundamental”, destacó Gerster. “En estado reproductivo, la soja evapora hasta ocho milímetros de agua por día. Si no tiene reservas, o en su defecto el apoyo del riego, ingresa en estrés”, apuntó el técnico del Inta.

Luz y compactación

Pero no todo es agua. Si bien el recurso es indispensable para que la maquinaria fotosintética funcione a full en la producción de granos, la luz solar es también decisiva.

Si bien el planteo productivo tuvo en la presente campaña un agua suficiente, la falta de radiación (días de sol) fue deficitaria. “Puede ser el principal problema que haya tenido la soja en la zona, en especial en las siembras más tardías”, mencionó Gerster.

A lo largo de su trayectoria agrícola, el establecimiento bonaerense ha logrado estabilizar los rendimiento.

La secuencia, que incluye trigo, maíz de segunda y soja de primera (y también en algunas campañas arveja), aporta más de 4.000 kilos de la gramínea invernal; entre 3.500 y 3.800 de la oleaginosa y ocho mil kilos de promedio del cereal de verano.

Según Gerster, la rotación es fundamental para el aporte de carbono orgánico al suelo, que debe ser de 4.500 kilos por hectárea al año.

Evitar la compactación, en especial entre los primeros 20 centímetros del suelo, es otra de las claves de los modelos de alta producción en los perfiles húmedos de la región.

“Los estudios demuestran que el ambiente tiene la mayor incidencia sobre el rendimiento de la soja. Si bien la lluvia es importante, también lo es la radiación y la compactación del suelo”, destacó el técnico del Inta Roldán.

De acuerdo con los números mostrados por Gerster, el porcentaje de superficie de un lote “pisado” por el tránsito de la maquinaria agrícola llega en el año a 60 por ciento. Esta participación puede extenderse hasta 70 por ciento si se utiliza maquinaria de menor capacidad de trabajo. Como recomendaciones para evitar la compactación del suelo, el especialista identificó el uso de piloto automático (evita la superposición de tareas) y el mayor ancho de labor en los equipos.

Complemento

Si bien en esta campaña su uso fue limitado, debido a las lluvias, el riego complementario gana espacio en los modelos de intensificación agrícola. En los planteos productivos de esta zona de la provincia de Buenos Aires, su aporte fue clave para los cultivos tempranos.

“También es parte de los sistemas de alta producción, producir más pero con menos agua. Este desafío sólo se puede alcanzar con riego”, sostuvo Nicolás Viramonte, de la empresa Valley. Con la incorporación de equipos de pivotes, los productores de la zona núcleo han logrado estabilizar y elevar el piso de los rendimiento.

A partir de esta experiencia, la inversión en esta tecnología crece. Según Viramonte, alrededor del 50 por ciento de los nuevos equipos que vende la empresa son adquiridos por productores que ya eran clientes de la marca.

Voces en “el umbral”

Guillermo Gerster (Inta Roldán, Santa Fe). “De la misma forma que la rotación –en especial con gramínea de invierno– ayuda a recuperar la porosidad de los suelos más húmedos, también limita la compactación. Estudios demuestran que en los suelos rotados no se notan las huellas del tránsito de la maquinaria”.

Jerónimo Costanzi (Semillero Don Mario). “En los planteos de alto rendimiento, es importante identificar el ambiente. El 62 por ciento del rinde potencial en soja y maíz lo determina el ambiente, que incluye el tipo de suelo, capacidad de uso, textura, profundidad de napa, historia del lote y el esquema de fertilización”.

Expoagro 2014

Fecha. Del miércoles 12 al sábado 15 de marzo.

Lugar. Establecimiento El Umbral, en el kilómetro 214 de la Autopista Buenos Aires-Rosario.

Característica. 326 hectáreas destinadas a la exhibición estática y dinámica de maquinaria agrícola, insumos y servicios para la producción agropecuaria.

Muestra estática. Stands con fabricantes de maquinaria agrícola y proveedores de insumos; plots de semilleros; ronda de negocios.

Dinámicas a campo. Cosecha de soja, maíz, alfalfa, moha y maíz para picado. Además, exhibición de equipos en labores de siembra, pulverización, embolsado de granos, hilerado y enrollado.