La UTN avanza en la medición inteligente de energía eléctrica

0
309

san fco

La Facultad Regional San Francisco de UTN firmó un convenio de cooperación con la empresa Discar, mediante el cual la firma entregó a la casa de altos estudios dos aparatos de medición eléctrica inteligente. El acuerdo fue rubricado por el decano, ingeniero Alberto Toloza, el secretario de Ciencia y Tecnología de la Facultad, ingeniero Javier Saldarini, y el presidente de Discar, ingeniero Atilio Gelfo, quien además ofreció una breve capacitación sobre el uso de los medidores y de la plataforma de software que recoge los datos correspondientes.
Consultado sobre este convenio, Gelfo explicó que “se puso en marcha este acuerdo de colaboración entre nuestra empresa y la UTN San Francisco que implica una cesión de una herramienta tecnológica. Mi empresa es la primera y única en el país que ha desarrollado medición eléctrica inteligente, es decir medidores que miden la energía eléctrica y una plataforma de software que disponibiliza esos datos en web. Esto sirve para lo que se conoce como redes inteligentes que tienen injerencia en temas que van desde el ahorro de la logística de la toma de estado de medidores hasta la planificación y la mejora del manejo de la energía con criterio de sustentabilidad”.
“Ya no se concibe utilizar la energía y derrocharla como antes sino cuidarla, y entonces hacen falta estas herramientas especiales de medición. Ser los primeros nos llena de orgullo pero no pone en un camino difícil que es evangelizar la tecnología. Toda nueva tecnología tiene una curva de inserción en la sociedad, eso requiere que se den pasos específicos, y uno de esos pasos es trabajar mancomunadamente con los lugares donde se gestiona el conocimiento. Si en las universidades no está al tanto de los avances tecnológicos, estos avances pasan por otro lado: por el pragmatismo, o quedan en manos de empresas extranjeras que no dejan al ingeniero local agregar valor, y manejar esa tecnología es entonces ser artífices de nuestro desarrollo”, agregó el ingeniero.