Las costas no aguantaron las crecidas

0
215

Los sectores de la Costanera del río Suquía que habían sido puestos en valor sufrieron grandes daños tras la temporada de lluvias.

3-costanera4

Por Natalia García

Donde alguna vez hubo champas, hoy hay pozos tapados de agua estancada, escombros y basura. Donde alguna vez los árboles lucieron flores, hoy se pueden ver botellas, trapos, bolsas plásticas atascados en las ramas. Donde alguna vez hubo un canal de estiaje hecho de hormigón, hoy hay bloques de material que la fuerza del río arrastró esparcidos en ambos márgenes. Las lluvias que se desataron durante el verano en Córdoba y que aún persisten dejaron mucho verde en el río Suquía, pero también deterioraron las últimas obras hechas por la Provincia en un gran tramo de la Costanera, en la ciudad de Córdoba.

Hoy, quienes la recorren a menudo se lamentan del estado en el que está y aseguran que la reparación está demorando más de lo que debería.

Poco queda de las champas que fueron sembradas en los márgenes del río el año pasado. El gran caudal arrasó con el pasto en algunos sectores y socavó la tierra hasta levantar parte de la plataforma de hormigón que guía el agua.

Residuos. La basura que arrastró el río crecido fue retirada en su momento para que los autos y peatones pudieran circular a lo largo de toda la Costanera. Pero los árboles y arbustos que crecieron prácticamente a orillas del río lucen una gran cantidad de residuos, sobre todo, bolsas, botellas y trapos. A la altura de la usina de Villa Páez y en cercanía a la Isla de los Patos es donde se puede ver la mayor cantidad de basura.

En otros sectores, como debajo del Puente Avellaneda y también en el Vado Sargento Cabral, quedaron inmensos troncos sobre el camino.

Pozos. En cercanías del Puente Avellanera el agua arrasó con tierra, pasto y hormigón del canal y dejó grandes y peligrosos pozos al costado del camino que se construyó en los últimos años a la vera del río.

Lo mismo ocurre debajo del paso peatonal Puente Suquía, en donde no quedan rastros del pasto que alguna vez fue sembrado.

Hormigón desprendido. Debajo del Puente Lavalleja hay grandes bloques de hormigón desprendido de esa plataforma. A lo largo de toda la Costanera se pueden ver además partes sueltas.

Desde la Provincia indicaron que en los próximos días arrancarán las tareas de reparación. Esperan que mermen las lluvias y disminuya el caudal del río.

Edgar Castelló, secretario de Recursos Hídricos, dijo que “algunas reparaciones se harán con la empresa constructora que se encargó de la recuperación del último tramo del río, con la que aún hay contrato por un plazo de uno o dos meses más”.

Aseguró, asimismo, que en el tramo de la zona de la Vieja Usina “ya se encaró el desmalezado” para comenzar en los próximos días “a hacer movimiento de suelo y tapar algunos sectores erosionados”.

Las reparaciones, sin embargo, están atrasadas porque aún el canal de hormigón sigue desbordado en algunos sectores. “La cuenta trae mucha agua todavía, y siguen los pronósticos de lluvia. Eso genera algunas demoras”, explicó el funcionario.

¿Y las champas?

Castelló reconoció que “en algunos tramos el agua se llevó todo el pasto y en otros no”. “La idea es rellenar y hacer un re-sembrado desde afuera hacia adentro. Estimamos que algo de pasto va a prender para cuando comience otra vez la temporada de lluvias”, indicó.