Los clásicos, la cuenta pendiente que llevó a la salida de Arruabarrena de Boca

0
204

A pesar de tener una gran efectividad en su campaña al frente del «Xeneize», «El Vasco» falló en los partidos ante equipos grandes y eso definió su futuro en el club.

0012644896

Los números de Rodolfo Arruabarrena en Boca serían envidiables para cualquier entrenador de fútbol. Con 73 partidos dirigidos, 47 ganados, 12 empatados y 14 perdidos, «El Vasco» logró el 69,12% de los puntos que disputó. Además, en el lapso de un año y siete meses de gestión, consiguió dos títulos: el torneo de Primera División y la Copa Argentina 2015.
De todos los técnicos que actualmente dirigen en Primera División, Arruabarrena era el único que alguna vez en su carrera había conseguido un título en la máxima categoría como entrenador.
Sin embargo, este meritorio registro no alcanzó para asegurar su continuidad al frente del equipo. Las claves para explicar las críticas que recibió el trabajo del entrenador son dos: la imposibilidad de imprimir un estilo propio al elenco de la ribera y las duras derrotas sufridas en los clásicos.
El primer mal paso fue en la Copa Sudamericana 2014. Por las semifinales del certamen, Boca perdió la serie ante River, que finalmente se consagró campeón. La ida fue 0-0 en La Bombonera, mientras que el equipo de Marcelo Gallardo se impuso por 1-0 en la vuelta en el Monumental, en aquel recordado partido del penal atajado de Barovero a Gigliotti y el gol de Pisculichi.
El mal momento se agudizó solo seis meses después, cuando «El Xeneize» volvió a cruzarse con su clásico rival, aunque esta vez fue por los octavos de final de la Copa Libertadores, torneo que «El Millonario» también ganó posteriormente. En esa ocasión, el equipo de Arruabarrena, que había perdido 1-0 el encuentro de ida en Núñez, sufrió la descalificación del certamen tras el tristemente célebre episodio del ataque con gas pimienta a los jugadores de River.
Gas Pimienta BocaRiverLibertadores Boca River Libertadores 2015 (5).jpg
Sin embargo, en el ámbito local, «El Vasco» registró un saldo positivo en Superclásicos: empató uno (en el torneo de Transición 2014) y ganó dos (en el certamen anual del 2015).
Pero el ahora ex entrenador de Boca tampoco supo jugar los partidos ante el resto de los equipos denominados «grandes» de la Argentina. Racing fue uno de sus grandes verdugos: «la Academia» se quedó con la victoria en los cinco duelos que jugaron, tanto en amistosos de verano como en duelos por los puntos. Justamente una derrota por 1-0 ante el conjunto de Avellaneda en La Bombonera termina decretando la salida del DT.
racing boca 1920
San Lorenzo también se presentó como un duro escollo en la era del «Vasco». «El Ciclón» ganó 2-0 en el torneo de Transición 2014, se impuso por 1-0 en el certamen local del 2015 y, finalmente, logró un apabullante triunfo por 4-0 en la final de la Supercopa Argentina, que se disputó a comienzos del 2016.
boca san lorenzo 1920
Ante Independiente, en cambio, el balance fue algo más favorable, con un empate y una victoria en partidos del torneo doméstico.
Los malos resultados en los clásicos, algo que suele incidir con fuerza en el ánimo de los hinchas, terminaron definiendo la suerte de Arruabarrena como DT de Boca justo en la semana en que el equipo deberá afrontar dos encuentro de este tipo: ante Racing, por la Copa Libertadores, y frente a River, por el torneo local.