Órganos: bajó la cantidad de donantes

0
237

donacion-de-organosLos primeros cuatro meses del año muestran un descenso, tanto a nivel provincial como nacional. Mientras, las listas de espera no paran de crecer.

 

 

Mientras la lista de espera para trasplante nunca deja de crecer, en el primer cuatrimestre de este año se viene registrando una caída en la cantidad de donantes reales de órganos (ver Infografía).

La situación se advierte tanto a nivel provincial como nacional, y no sería ajena al fenómeno la significativa cantidad de personas que se opone a la donación ante la muerte de familiares que podrían ser donantes de órganos o de tejidos.

En Córdoba, el año pasado, hasta abril inclusive, hubo 16 donantes reales de órganos, mientras que en el mismo período de este año fueron sólo 13, lo que implica una disminución interanual del 18,75 por ciento.

En lo que va de este mes, además, los números no muestran una recuperación, ya que hasta mayo de 2012 los donantes habían sido 21 y hasta ahora sólo 16. Si no se produce una recuperación, la caída rondaría el 23 por ciento con respecto al mismo período del año anterior.

A nivel nacional, a su vez, mientras hasta abril de 2012 fueron 209 los donantes reales, este año sólo hubo 174, con un porcentaje de caída del 16,7 por ciento. Todas las cifras son oficiales y provienen del Incucai, organismo responsable de la procuración y trasplantes en la Argentina.

Uno de cada dos se niega. Tanto en el Incucai como en su par provincial, Ecodaic, se admite que, en lo que va del año, las cifras no son las óptimas, aunque se espera revertirlas en los próximos meses.

De acuerdo con Ricardo Ibar, director técnico del Incucai, “aunque el promedio global de la actividad ha disminuido, es importante analizar las situaciones puntuales de cada provincia, e incluso de cada hospital”. “Lo que pasa –explicó– es que algunas jurisdicciones han bajado, como provincia de Buenos Aires, ciudad de Buenos Aires, Entre Ríos o Córdoba, mientras otras se han mantenido o incluso han mejorado, como Santa Fe, Mendoza o Misiones”. “Por eso es difícil hacer un diagnóstico único”, señaló.

No obstante, un nudo crítico son las preocupantes cifras de oposición a la donación que, según Ibar, llegan al 50 por ciento en el promedio nacional. En Córdoba, a su vez, de datos provistos por el titular del Ecodaic, Horacio Bazán, es aun más elevada y ronda el 60 por ciento.

En otros países, como España, ese porcentaje oscila en el 15 por ciento.

Y es que a pesar de que el marco legal señala que todo argentino mayor de edad es donante de órganos salvo que manifieste en forma expresa su voluntad en contrario, lo habitual es que la familia sea consultada sobre cuál era la decisión de la persona fallecida. “La pérdida de donantes por la oposición es alta, a pesar de que lasencuestas muestran que la mayoría de la población está de acuerdo con la donación de órganos”, dijo Ibar.

En ese contexto, precisó que el Incucai trabaja en la capacitación del equipo de salud en lo que se denomina la comunicación de malas noticias, para mejorar la manera en que se la aborda ante las familias.

Hospital donante. En otro orden, en el Incucai se destacó que en el Programa Federal de Trasplantes, que implica la existencia de coordinadores de procuración en hospitales, desde hace unos tres años se viene impulsando la estrategia del “hospital donante”, como nueva herramienta para mejorar la detección de donantes. “Consiste en que el hospital y el equipo de salud en su conjunto asuman el compromiso de la procuración de órganos, y que no quede sólo como responsabilidad del coordinador”, indicó Ibar, y señaló que se trata de un cambio de paradigma que requiere una modificación de la actual cultura hospitalaria. “Es el modelo que se aplica en los países que tienen mejores indicadores”, aseguró, y afirmó que, en la Argentina, los hospitales del país con más donantes son los que avanzan en esta estrategia.

En Córdoba, en cambio, hay una mirada diferente sobre el cambio impulsado desde el Incucai, al que se responsabiliza en cierta medida de la merma en la actividad de procuración de órganos. “El Incucai cambió el Programa Federal, que se basaba en coordinadores de trasplante específicos en los hospitales, para pasar a los hospitales donante, y esa modificación implica un proceso y un tiempo para adecuarse”, consideró el titular del Ecodaic. “Trabajar como hospital donante implica, por ejemplo, cambiar el paradigma cultural de los médicos, que es luchar hasta la muerte, para que también siga después del fallecimiento”, señaló.

Para caminar en esa dirección, en los hospitales Córdoba y Misericordia ya se crearon unidades de gestión de donantes. “Y ya estamos teniendo buenos resultados”, afirmó.

Sobre otras posibles causas de la baja cantidad de donantes, Bazán también indicó que hay diferencias entre los momentos en que cada provincia llega al máximo rendimiento.

“Córdoba tuvo su pico en 2007 y 2008, y después se amesetó y bajó. Y otras jurisdicciones están teniendo su pico ahora”, dijo.

Revertir la tendencia

El titular del Ecodaic, Horacio Bazán, asegura que en Córdoba se trabaja “para revertir la tendencia y aumentar la cantidad de donantes de órganos sólidos a corazón batiente. Ese incremento ya se está dando en donantes con corazón parado”.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior