Silvana y Paula quieren anotar a su hija, pero aseguran que sufren trabas

0
234

Una de ellas aportó el material genético para la fertilización asistida y la otra la gestó.

registro-civil_1

Por Redacción LAVOZ

Guillermina Francesca nació el 8 de octubre pasado pero sus madres aún no pudieron anotarla en el Registro Civil debido a una serie de requisitos que, según denuncian, les exigen pese a que no figuran en el nuevo Código Civil y Comercial.

En concreto, aseguran que les demandan un consentimiento por escrito ante escribano en el que conste que una de ellas es quien aportó el material genético y la otra quien gestó a la niña, pese a que ese trámite ya fue realizado cuando se llevó a cabo el tratamiento de fertilización asistida.

«El 31 de enero se hizo la autorización de una práctica de reproducción asistida. Cuando nación Guillermina Francesca y fueron a un CPC a anotarla, les dijeron que no podían. El viernes pasado acudieron a la sede central del Registro Civil municipal y les reclamaron un consentimiento previo», explicó a La Voz Luciana Ulla, abogada de la pareja.

«Ese consentimiento ya lo dieron en enero. ¿Por qué lo tienen que hacer de vuelta? Eso no lo reclama la ley. No se exige que vuelvan a ratificarlo», insistió.

Silvana (42), quien aportó el material genético, y Paula (37), quien gestó a la bebé, esperan además el registro para poder pedir licencias por maternidad en sus trabajos (una se desempeña en la repartición pública y la otra en el sector privado).

«Tenemos los mismos derechos»

SILVANA. Se quejó por la imposibilidad de anotar a su hija (Captura TV/Canal 10).

Silvana, quien está en pareja con Paula hace cinco años, dialogó esta mañana conBien Despiertos, el programa que se emite por Canal 10. «Somos una pareja gay pero tenemos los mismos derechos como ciudadanos. A los otros papás los dejaron inscribir a sus hijos», se quejó.

«Ahora tenemos una niña que es NN. Que está a punto de quedarse sin obra social y cuyas madres no pueden pedir licencia», dijo la abogada Ulla.

Pese a que entienden que no se les puede demandar otro consentimiento escrito, la pareja volverá a acudir a un escribano esta tarde para intentar inscribir a la niña. «Si no se lo permiten, iniciaremos acciones judiciales», dijo.

La niña, según acordaron sus madres, llevará primero el apellido de Silvana y luego el de Paula.