Ya usan tanques para frenar a migrantes

0
225

Eslovenia pide ayuda a la UE y despliega soldados y vehículos militares en la frontera. Más de mil refugiados eluden paso fronterizo oficial y entran en Croacia, que estudia levantar un muro limítrofe. Holanda avisa por carta que no queda sitio para albergar más gente.

refugiados_7

Por Agencias AP y EFE

Zagreb, Belgrado. Eslovenia comenzó a desplegar a su ejército y carros de combate en la frontera con Croacia para aumentar la seguridad ante la llegada masiva de refugiados, en una jornada en la que dos mil migrantes de Medio Oriente escaparon de un centro de acogida y llegaron a Austria, y otras mil personas cruzaron de Serbia a Croacia eludiendo un paso fronterizo oficial.

Más allá de esas filtraciones, miles de refugiados esperaban que se les permitiera cruzar desde Serbia a Croacia y desde allí a Eslovenia, dos pasos fronterizos que sufren aglomeraciones dentro de la ruta que siguen los migrantes hacia Alemania y países del norte europeo.

Más de 700 mil personas que escapan de guerras en Medio Oriente y África, sobre todo en Siria, Irak y Afganistán, llegaron a Europa en 2015, muchas de ellas pasando por Turquía, Grecia y los países de los Balcanes, en busca de nuevas vidas dentro de las fronteras de la Unión Europea (UE).

La tensión aumenta por el aluvión de refugiados en los Balcanes luego de que Hungría cerrara sus fronteras el sábado pasado, desviando el flujo hacia Croacia, al sudoeste, y Eslovenia, más al oeste.

Medidas extremas

Ante este nuevo escenario, Eslovenia desplegó a su ejército en la frontera con Croacia, poco después de clamar por solidaridad y ayuda activa de sus socios de la UE y asegurar que el flujo de migrantes desde el país vecino había “superado límites sostenibles”.

La televisión pública croata mostró imágenes de soldados en la zona fronteriza y largas columnas de carros de combate y camiones militares.

El gobierno esloveno se disponía a tramitar modificaciones legales para que las fuerzas armadas puedan participar en la vigilancia de la frontera.

“La solidaridad europea está a prueba”, aseguró el gobierno esloveno en un comunicado, y agregó: “Es ilusorio esperar que un país de dos millones de habitantes pueda detener, ordenar y resolver aquello que no han logrado países miembros mucho mayores”.

La nota añadió que el lunes ocho mil refugiados entraron en terreno esloveno desde Croacia, mientras que sólo dos mil pasaron a Austria.

Según la agencia eslovena STA, 8.390 refugiados fueron ubicados en centros de atención en Eslovenia.

La canciller croata, Vensa Pusic, dijo que la decisión de Eslovenia de emplear el ejército en el control de su frontera con Croacia no empeorará las relaciones entre los dos países.

“El problema deberemos resolverlo conjuntamente. Las acusaciones mutuas y el echar los problemas unos a los otros no resolverá nada. Si desde Grecia parten 10 mil personas, ellos pasarán por aquí. Nadie quiere quedarse en Croacia, ni en Eslovenia, ni en Hungría, sino que quieren irse todos a Austria y Alemania”, aseguró.

Escenario de guerra

“La noche fue una de las más difíciles. Tuvimos una afluencia enorme de gente, muchas familias separadas. Personas que llegaban literalmente desnudas y descalzas, empapadas de lluvia”, afirmó ante la prensa la portavoz de la Cruz Roja croata, Katarina Zoric.

Así describió la vocera la situación en la frontera con Serbia, donde la policía croata mantiene cerrado desde el domingo el paso a los refugiados para regular su afluencia.

Más de mil personas que se habían concentrado en el paso de Berkasovo-Bapska, en dicha frontera, cruzaron ayer de manera ilegal a través de campos y huertas, sin que la policía croata intentara detenerlos.

Medios croatas afirmaron que después de que Eslovenia cerrara el lunes los pasos fronterizos o permitiera sólo un paso muy reducido, las autoridades de Croacia empezaron a dejar que los refugiados entraran a suelo esloveno sin tener que pasar por puestos fronterizos oficiales.

También confirmaron que trenes y ómnibus con miles de refugiados parten cada tanto desde la frontera serbia hacia la eslovena.

Las autoridades croatas prevén que la afluencia de refugiados aumente, ya que se espera que Serbia reciba una nueva oleada de 10 mil personas, quienes vienen por la llamada ruta de los Balcanes.

En medio de esta crisis creciente, el gobierno croata estudia construir una valla para cerrar su frontera con Serbia, aunque aclaró que sería una “última posibilidad”.

“Si Alemania cierra sus fronteras, habrá que cerrar uno tras otro, en toda la ruta. ¿Qué vamos a hacer ahora?”, se cuestionó la canciller Pusic.

Holanda no tiene más lugar

A su vez, el gobierno holandés remitió ayer una carta a los refugiados acogidos en el país en la que se les informa que “Holanda no tiene sitio suficiente en los centros de recepción regulares”.

En la misiva, firmada por el secretario de Estado holandés de Inmigración, Klaas Dijkhoff, se les explica “lo que pueden esperar” y por qué están teniendo “una recepción austera”.

La circular fue enviada en nueve idiomas a los refugiados alojados en los centros del país “para resolver dudas frecuentes”, informó el Ministerio de Inmigración.

Una oleada que no cesa

Desmantelan redes clandestinas. El gobierno galo desmanteló 291 redes dedicadas al tráfico de inmigrantes indocumentados a lo largo de este año y neutralizó a tres mil personas vinculadas con ellas, informó ayer el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve. El funcionario se refirió además a la situación en la llamada “jungla de Calais”, localidad gala donde “cerca de seis mil personas” esperan para cruzar al Reino Unido, una cifra “que aumentó de forma significativa” en los últimos meses.

Queman centros de acogida en Suecia. El primer ministro sueco, Stefan Löfven, se declaró aterrado por los incendios en centros de acogida para refugiados registrados en Suecia en los últimos días, que calificó de “muy graves”. Un albergue en la localidad de Munkedal, al sudoeste del país, ardió en un incendio aparentemente provocado, y se suma a otros tres registrados el fin de semana pasado en escuelas que iban a ser habilitadas para alojar a solicitantes de asilo.

Rescatados en altamar. Los 633 inmigrantes rescatados y ocho cadáveres recuperados en diversas operaciones desplegadas en el Mediterráneo en los últimos días ya se encuentran en Italia, donde fueron transportados ayer a bordo del buque español Río Segura.